ESTIRAR: MITOS Y VERDADES

estirar: mitos y verdades

ESTIRAR: MITOS Y VERDADES

Más de una vez puede que hayamos escuchado que no dedicamos suficiente tiempo a estirar. En algunos casos que podrías haber evitado una lesión estirando más. Y lo que es aún peor, que si no comienzas a estirar, volverás a lesionarte. Probablemente también estés dedicando un tiempo a estirar antes de tu entrenamiento pero: ¿Cuánto necesito estirar? ¿Estiro antes o después de entrenar? ¿Mejoro el rendimiento si estiro?

Diferencias entre estiramiento estático y dinámico

Antes de nada, es importante saber las diferencias de forma rápida. El estiramiento estático es un estiramiento pasivo de los tejidos en su rango completo de movimiento de forma relajada. Generalmente es lo que solemos entender por estiramientos, aguantar en ciertas posiciones un periodo largo de tiempo (alrededor de unos 30 segundos). En contra, el estiramiento dinámico es un ejercicio activo que te lleva a un rango de movimiento amplio. Más adelante veremos que propósito tiene y dónde lo podemos utilizar.

estirar: mitos y verdades

¿Realmente estirar previene lesiones?

La realidad es que no. Multitud de estudios así lo demuestran, no existe una relación entre mayor flexibilidad y menos lesiones. Existen muchos estudios al respecto pero uno bastante relevante por el número de participantes (450 futbolistas amateur) demostró que estirar la parte posterior de la pantorrilla no reducía la lesión de isquiosurales. Si te interesa conocer métodos para prevenir lesiones aquí te dejo otro artículo: «5 Consejos Para Prevenir Lesiones«.

¿Me ayudará a mejorar el rendimiento?

Tampoco. Es cierto que necesitas unos niveles mínimos de flexibilidad, que dependerán de la actividad que practiques, pero más no te va a hacer mejorar el rendimiento a no ser que sea una actividad que si que lo requiera. Y así existen multitud de estudios que lo demuestran en futbol americano, futbol y velocidad. En ninguno de los casos anteriores existe una evidencia donde el rendimiento se vea mejorado por la flexibilidad, sin embargo si se vio mejorado por el entrenamiento de fuerza.

¿Cuándo y cuánto necesito estirar?

Existe una consideración especial a la hora de establecer los estiramientos. Nunca se debería hacer una rutina de estiramientos estáticos previo al trabajo de fuerza, ya que está demostrado que disminuye el rendimiento e incluso puede provocar lesiones. Se podrían realizar estiramientos estáticos muy cortos (menos de 30 segundos) o bien estiramientos estáticos que comentamos al principio. Estos últimos si que parecen mejorar el rendimiento y reducir el riesgo de lesiones previo al entrenamiento.

¿Entonces... no estiro?

Pues dependerá mucho de tu objetivo. Si quieres tocar la punta de los pies y no puedes, estira. Si quieres mejorar la extensión de rodilla después de una operación, estira. Si quieres llegar a un rango de movimiento que no tenías anteriormente, entonces estira! Sin embargo, si tu objetivo es mejorar el rendimiento o reducir el riesgo de lesiones lo que se aconseja es el trabajo de fuerza… ¡no estires!

Por último, hay que decir que muchos estudios no tienen en cuenta los beneficios a nivel general que puede tener una rutina de estiramiento.  Bien para sobrellevar situaciones muy tensas, posturas mantenidas o simplemente por puro disfrute o adherencia a este tipo de rutinas. Unos estiramientos bien planteados y en ciertas situaciones puede dar más beneficios que inconvenientes por lo tanto no hay que descartarlos nunca.

¡Si quieres saber más o empezar a aplicarlos no dudes en ponerte en contacto con nosotros!
×